Funerales Hermana Doris Charland, mnda

 
 
 

Nuestra hermana Doris Charland partió hacia la casa del Padre, la mañana del martes 14 de febrero.

La hermana Doris fue misionera en Tanzania durante 3 años, en Zaire (RDCongo) durante 19 años donde trabajo por la promoción de la mujeres, y 6 años en Rwanda. En Montreal estuvo dedicada a ayudar a los alcoholicos y pharcodependientes, finalmente en Sherbrooke visito a los prisioneros de Talbot durante 20 años, interesando a muchas personas en este apostolado y dedicada a llevar un consuelo y consejo tanto a los prisioneros como al personal que trabajaba en este centro penitenciario. 

Sus restos fueron velados en nuestra casa madre en Shebrooke, el día lunes 20 de febrero. Muchas personas acudieron a rendir un ultimo homenaje a nuestra hermana Doris, que con su ejemplo de vida y servicio supo ganar el corazón de muchos. La misa tuvo lugar el día martes 21 de febrero y fue celebrada por el capellan de la Prision de Talbot, quien conoció y trabajo junto a nuestra hermana Doris.

Estuvieron presentes sus tres hermanas y varios miembros de la familia, asi tambien personas amigas que la conocieron en su servicio de visita a la prisión de Sherbrooke. 

Los testimonios de las personas que estuvieron cerca de ella en su incansable deseo de ayudar a los más vulnerables han tocado el corazón de muchos.

Nuestra hermana Doris descansa hoy en los brazos de nuestra madre María a quien ella tenia una especial devoción.

Les compartimos algunas imagenes de lo que fueron el velorio y la misa de los funerales. 

En las fotos observaran dos dibujos hechos por dos prisioneros como homenaje a esta hermana que les escuchó y los apoyó en todo momento, asi tambien la foto de la medalla que la villa de Sherbrooke otorgó a nuestra hermana como Lugarteniente, en honor a su servicio a los mas vulnerables.

“Entonces el Señor dirá a los que están a su derecha: «Vengan, benditos de mi Padre, y tomen posesión del reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo. Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed y ustedes me dieron de beber. Fui forastero y ustedes me recibieron en su casa. Anduve sin ropas y me vistieron. Estuve enfermo y fueron a visitarme. Estuve en la cárcel y me fueron a ver.»” Mt, 25, 34-36


Leave a reply

Your email address will not be published.

 
Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.